El presidente de BBVA, Francisco González, reclamó hoy un sistema financiero español "fuerte" para dar créditos, algo que, a su juicio, "no siempre pasa en las entidades financieras de este país, y a veces algunos competidores no son capaces por falta de liquidez".

González, que realizó estas declaraciones tras la firma con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, de un acuerdo de colaboración para financiar con 2.500 millones de euros a las pymes madrileñas, señaló que hay que contar con buenas empresas, pero "también con buena financiación", de ahí la importancia de contar con un sistema financiero saneado.

El presidente de BBVA calificó la crisis como "la peor de los últimos 80 años", por lo que consideró que las entidades financieras tienen que contribuir a ayudar a salir de la situación.

A este respecto, señaló que pese a que a nivel global se están encontrando algunas mejorías, en España la cosa "no está clara" que vaya a salir adelante tan pronto, por lo que en este momento "es importante que los empresarios se entiendan bien y no quede sin financiar ninguna empresa que tenga salida".

Tras calificar a la Comunidad de Madrid como "el gran motor de este país", González agradeció a la presidenta regional el haber alcanzado este acuerdo de financiación a pymes en estos momentos de crisis, y alabó la tarea de Aguirre en este sentido, destacando su proyecto "integrador".

Aguirre, presidió hoy la firma del acuerdo de colaboración alcanzado con BBVA, así como con la Cámara de Comercio de Madrid y la CEIM para destinar un total de 2.500 millones de euros a financiar a las pymes madrileñas, dentro del Programa de Apoyo Empresarial que ha puesto en marcha el Gobierno regional para hacer frente a la situación de crisis actual.

Este convenio, que tiene como objetivo mejorar la competitividad de las empresas, el impulso de la I+D+i y el sostenimiento de la actividad empresarial, facilitará a las pymes el acceso a la financiación "en condiciones preferentes y los servicios necesarios para el desarrollo eficaz de la actividad empresarial desde cinco grandes líneas de actuación", señaló Aguirre.

Y es que la presidenta indicó que en estos momentos, "muchos pequeños y medianos empresarios, a pesar de dirigir empresas rentables y solventes, encuentran graves dificultades para financiar sus actividades y mantener sus plantillas con los mismos trabajadores", por lo que el Gobierno regional tiene la tarea de "transmitir confianza, entre los generadores de bienestar, prosperidad y empleo, que son los empresarios madrileños".

"Es fundamental paliar en lo posible las restricciones que tienen las empresas madrileñas, que son rentables y solventes cuyos negocios tienen una precisión positiva y favorable pero encuentran dificultades para financiar sus actividades y mantener los empleos que en ese momento tienen", insistió la presidenta, quien recordó que en Madrid, el 75 por ciento de las empresas son pymes y generan el 90 por ciento de la región.

Las tres primeras líneas de apoyo con este convenio se dirigirán a aquellas actuaciones específicas que requieran una financiación especializada, así como las derivadas de su actividad diaria para financiar su capital circulante, activos fijos y operaciones de comercio exterior. Mientras, una cuarta línea será la de Servicios financieros que abarca desde avales, tanto económicos como técnicos, terminales punto de venta y hasta tarjetas de empresa.

Por último, está la línea de Productos y Servicios innovadores para pymes, no financieros, pero de gran ayuda para las empresas en la coyuntura actual, entre los que se encuentra la gestión de impagados, prevención de riesgos laborales, y la gestión de ayudas a la innovación.

ESTRATEGIA DE FINANCIACIÓN GLOBAL POR 10.000 MILLONES

Esta ayuda de 2.500 euros se suma a las tres anteriores acordadas con Caja Madrid (2.250 millones de euros), con La Caixa (2.000 millones) y con el Grupo Banco Popular, dotado con 1.750 millones de euros. Todas forman parte de una estrategia financiera global que supone ya más de 9.800 millones de euros y que con las previsiones de firma a corto plazo con otras entidades superarán los 10.000 millones de euros.

En este sentido, la presidenta madrileña recordó el Plan Impulsa Express, que se puso en marcha hace unas semanas para permitir una financiación ágil del circulante, con el plazo máximo de una semana desde que se obtiene toda la documentación. Así, indicó que en este primer periodo se han aprobado ya más de 120 operaciones a pymes y autónomos.

"Estas operaciones se han llevado a cabo por un importe superior a los 3,7 millones de euros", subrayó Aguirre, quien reconoció que aunque "no son cuantías importantes, hay muchas empresas (y autónomos) que las necesitan para poder sobrevivir". "Necesitan que se les haga llegar pronto y no se tramite con tanta tardanza el crédito", apostilló.