BBVA cerró los nueve primeros meses del año con un beneficio neto de 4.179 millones sde euros, un 3.3% menos que en el mismo período de 2008. Unas cifras que se vieron golpeadas por las previsiones de morosidad crediticia y que se situaron ligeramente por encima de las previsiones de los analistas.