La bolsa de Nueva York ha comenzado la semana con fuertes caídas en sus principales índices, después de que S&P rebajara la deuda de Estados Unidos el pasado viernes. El Dow Jones ha sufrido un descenso del 5,55% hasta los 10.809,85 puntos. El selectivo tecnológico de referencia Nasdaq ha bajado un 6,90% y se sitúa en los 2.357,69 enteros; mientras que el S&P 500 ha retrocedido un 6,66%. En el mercado de divisas, el euro se cambia a 1,418 dólares.

El West Texas retrocede un 7,37% y baja hasta los 80,48 dólares.Es su nivel más bajo del año. El anterior había sido a mediados de febrero en 84,32 dólares. El barril ha sufrido una importante caída desde los 100 dólares del pasado mes y desde los casi 115 dólares de mayo. También en el mercado de commodities, el oro ha alcanzado un nuevo récord al situarse en los 1.714,70 dólares la onza.

Barack Obama ha comparecido hoy en rueda de prensa por primera vez tras la decisión de la agencia de calificación Standard & Poor’s de rebajar el rating de la deuda estadounidense. El presidente de Estados Unidos ha declarado que “EEUU será siempre un país AAA”. Sin embargo, estas palabras no han servido para calmar los ánimos en el parqué neoyorquino, que ha cerrado la sesión con importantes caídas en sus índices.

El inversor Warren Buffet opina que “la calificación de Estados Unidos es todavía AAA” y que “no importa lo que diga S&P”. Buffet es un accionista importante de Moody’s, rival de S&P.

No es de la misma opinión Jim Rogers, que ha declarado que “EE.UU. no se merece una calificación crediticia de AA+ y mucho menos una triple A” y ha afirmado que es poco probable que Estados Unidos sea capaz de pagar su deuda y que la rebaja de la calificación de la deuda por parte de S&P se ha producido demasiado tarde, ya que tenía que haber sucedido mucho antes.

En el ámbito empresarial, Toyota que ha caído al número tres en las ventas totales de vehículos desde la primera posición, confía en los mercados emergentes para impulsar el renacimiento de su suerte. Las acciones de Toyota se dejan un 4,80% hasta los 73,71 billetes verdes.

Según la cadena norteamericana Bloomberg, los principales bancos del mundo echarán a 100.000 trabajadores. Éstos están recortando empleo al ritmo más rápido desde 2008, debido a que la débil economía estadounidense ha hecho que sus ingresos se vean reducidos, entre otras causas.