El consejero delegado de Barclays, John Varley, dijo que tiene confianza en que su oferta de 67.500 millones de euros por ABN Amro saldrá victoriosa, pese a que el valor de la oferta, la mayoría en acciones, se ha visto reducido por las caídas de las acciones de Barclays. Varley afirmó que el precio de la acción de Barclays podría recuperarse y superar la oferta competidora de 71.100 millones de euros, el 93% en efectivo, del consorcio integrado por Royal Bank of Scotland, Fortis y Santander.
"La cuestión no es a cuánto está la acción ahora, sino a cuánto estará cuando los accionistas de ABN Amro voten y para esto faltan más de dos meses (..) ¿Si tengo confianza (en la oferta)? Claro que sí", dijo Varley a la prensa en una teleconferencia. La oferta de Barclays, que pagará el 37% en efectivo, ascendía a 67.500 millones de euros cuando fue anunciada el 23 de julio. Los analistas dicen que las acciones de Barclays necesitarían subir, aproximadamente, un 10% respecto al precio al que cotizaba el 23 de julio (cuando anunció la oferta) para alcanzar el precio ofrecido por el consorcio. Sin embargo, la acción ha caído un 6,3% por los temores del impacto que tendría la subida del coste de los préstamos. En un documento interno dirigido el martes a los empleados de Barclays, Varley afirmó que la debilidad de la acción de Barclays ha sido la razón por la que ABN decidió el lunes retirar la recomendación para la oferta del banco. Los comentarios de Varley llegan después de que el banco británico haya anunciado un incremento del 12% del beneficio antes de impuestos en la primera mitad del año, pese al pago de 87 millones de libras por compensaciones a clientes por el cobro presuntamente ilegal de comisiones por descubiertos. Barclays anunció que el beneficio antes de impuestos se situó en los 4.101 millones de libras frente a los 3.673 millones del primer semestre de 2006. La mejora se debió, principalmente, al buen comportamiento de la unidad de banca de inversión Barclays Capital, cuyos beneficios antes de impuestos subieron un 33% a 1.660 millones de libras. Esto ayudó a compensar el débil comportamiento de tarjetas de crédito, cuyos beneficios cayeron un 17% por el impacto de la morosidad.