La entidad británica supera las previsiones en la presentación de los resultados del ejercicio 2010.

La cifra de negocio de Barclays ha crecido un 7,5% respecto a datos de 2009, hasta los 38.291 millones de euros. Y ha reducido, además, los cargos por impago realizados en un 30% respecto al mismo periodo del año anterior. Contrasta, sin embargo, con la situación en España donde la morosidad aumentó 749 millones de euros.

Barclays ha reconocido que España constituye una de sus principales fuentes de incertidumbre debido a las dudas que pesan sobre su recuperación económica.