El presidente de Barclays, Bob Diamond, a quien el diario The Independent atribuye hoy ingresos anuales de hasta 40 millones de libras (44 millones de euros), ha desaconsejado al Gobierno británico la aplicación de un impuesto especial a las primas que cobran los profesionales del sector financiero. Bob Diamond, que está al mismo tiempo al frente del banco de inversiones del grupo, Barclays Capital, ha advertido de una fuga masiva de individuos y firmas de la City si el Gobierno laborista lleva a cabo su amenaza impositiva.