Bank of America, el segundo mayor banco comercial de EEUU por valor de mercado, completó hoy la adquisición de Countrywide Financial, la mayor hipotecaria privada del país por unos 2.500 millones de dólares en acciones (1.586 millones de euros), importe un 37,5% inferior al montante de la operación calculado el pasado 11 de enero, fecha en la que se alcanzó el acuerdo entre ambas entidades. "Las hipotecas representan uno de los tres pilares básicos en los productos financieros para los consumidores junto con los depósitos y las tarjetas de crédito", dijo el presidente y consejero delegado de Bank of America, Kenneth D. Lewis.
"Esta adquisición incrementa significativamente la cuota de mercado de Bank of America en el sector inmobiliario residencial", añadió. Asimismo, el banco confirmó que su filial hipotecaria tendrá su sede en la localidad californiana de Calabasas, domicilio de Countrywide, y que la nueva entidad comenzará a conceder hipotecas bajo la marca de Bank of America a partir de mediados del año próximo. La entidad reiteró que, tal y como se había anunciado previamente, Bank of America dejará de conceder determinadas hipotecas no tradicionales y reducirá el volumen de otras como aquellas que requieren poca documentación. Bank of America anunció el pasado 11 de enero el acuerdo para absorber Countrywide, que en aquellos momentos se encontraba envuelta en especulaciones respecto a su posible quiebra, mediante el pago de 0,1822 acciones de Bank of America por cada título de Countrywide, una operación que en aquel momento valoraba a la compañía en casi 4.000 millones de dólares (2.540 millones de euros), pero que ante la caída de las acciones de Bank of America, actualmente sólo representa un montante de 2.500 millones de dólares. En concreto, las acciones de Bank of America han sufrido un desplome del 39,5% desde la sesión del 11 de enero, cuando cotizaban a 39,41 dólares, hasta los 23,81 dólares de hoy. SUPRIMIRÁ 7.500 EMPLEOS EN LOS DOS PRÓXIMOS AÑOS. Por otro lado, Bank of America, mostró la semana pasada su intención de recortar alrededor de 7.500 puestos de trabajo en los dos próximos años como parte del proceso de integración de Countrywide. "Durante los próximos meses se trabajará en el intregración de las dos compañías. Tal y como se había anunciado con anterioridad, la entidad prevé un considerable ahorro de costes. De acuerdo con nuestras actuales estimaciones, Bank of America prevé suprimir alrededor de 7.500 empleos a lo largo de todo el país", informó la entidad. En este sentido, Bank of America explicó que los recortes de plantilla comenzarán a notificarse en el tercer trimestre del presente curso y se llevarán a cabo durante los dos próximos años. "La mayor parte de los recortes se producirán en los ámbitos donde las dos compañías tienen significativos solapamientos, como en el área de personal de apoyo. Bank of America continuará observando las condiciones del mercado y realizará los ajustes necesarios", indicó la empresa.