Banesto obtuvo un beneficio neto de 34,6 millones de euros durante el primer semestre, lo que supone un descenso del 87,9% respecto al mismo periodo del 2011.

Este resultado se produce después de haber realizado saneamientos y provisiones por valor de 1.190 millones de euros.

En concreto, Banesto ha explicado que durante el primer semestre efectuó provisiones extraordinarias para riesgos y activos inmobiliarios por valor de 663,4 millones de euros, el equivalente al 70% de sus necesidades para cumplir con las exigencias del Gobierno.

La tasa de morosidad se situó en el 5,04%, con una cobertura de provisiones del 41,5%