Banesto registró un beneficio neto atribuible de 298,41 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un descenso del 33,8% respecto a las ganancias del mismo periodo del ejercicio anterior y se ubica por debajo de las expectativas del mercado.

A septiembre la morosidad de Banesto se situó en el 4,65%, frente a la tasa del 3,80% que presentaba un año antes, con una cobertura con provisiones del 53%, mientras que el 'core capital' alcanzó ya en septiembre el objetivo anual del 9%.

El margen de intereses de la entidad alcanzó los 1.131,14 millones entre enero y septiembre, un 12% menos, mientras que el margen bruto fue de 1.722,7 millones, un 9,9% menos, y el margen neto de explotación se situó en 992,8 millones, con un descenso del 15%.

El margen neto de explotación de los primeros nueve meses de 2011 ha ascendido a 992,8 millones de euros, un 15,0% menos que en igual periodo de 2010.

El impacto inmediato más directo en sus cuentas ha sido el encarecimiento de la financiación mayorista, según han justificado desde la entidad presidida por Ana Patricia Botín. 

Los analistas consultados por Reuters preveían unas ganancias de 345 millones entre enero y septiembre, con un recorte del 23% respecto a los 450,6 millones del pasado año.

Las comisiones netas han alcanzado los 462,1 millones de euros, prácticamente iguales a las obtenidas el año anterior. Los ingresos por servicios tienen un crecimiento anual del 2,5% y ascienden a 402,1 millones gracias a la gestión y vinculación de clientes, que se ha traducido en un aumento de la transaccionalidad y de la utilización de servicios de valor añadido.

La entidad subrayó que ha seguido reforzando su solidez patrimonial con dotaciones a provisiones por 606 millones de euros, de los cuales las dotaciones para insolvencias han supuesto 451,9 millones de euros, frente a los 291 millones hasta septiembre de 2010.

Desde Banesto han reconocido que ha sido un periodo "complicado" para el negocio bancario, pues a la debilidad económica existente durante todo el ejercicio se han añadido nuevas incertidumbres que han provocado un escenario de "fuertes tensiones y gran volatilidad" en los mercados.