Banesto ha obtenido un beneficio neto atribuido de 764,56 millones de euros en 2007, un 47,3% menos que los 1.451,26 millones que ganó en 2006 y que incluían los ingresos extraordinarios logrados con la venta de la inmobiliaria Urbis. Estos resultados, algo inferiores a los que esperaban los expertos, hubieran crecido un 26,1% si no se hubieran producido los mencionados extraordinarios en 2006 y se han logrado gracias al impulso de la actividad crediticia, que ha subido un 20,4%, en tanto que los recursos de clientes se han elevado el 12,6%.
La entidad presidida por Ana Patricia Botín ha logrado ingresar un 5,2% más que un año antes en comisiones por venta de productos, lo que ha contribuido a lograr un incremento del 23,3% del margen de explotación, que es el que mejor refleja la evolución del negocio de un banco. Estos resultados han sido fruto del dinamismo comercial y la gestión "activa" del balance y de los diferenciales, factores "clave" para afrontar la fuerte competencia que caracteriza al sector, además de las tensiones que han sufrido los mercados en el segundo semestre de 2007. La inversión creditica, uno de los motores A cierre de 2007, la inversión crediticia de la entidad, uno de sus grandes motores, se ha situado en 75.369 millones de euros, lo que ha representado un incremento del 20,4% en comparación con 2006. En este apartado, que incluye las titulizaciones de préstamos realizadas por el Grupo, hay que señalar el avance del 20,6% del crédito al sector privado, que incluye los créditos con garantía real -entre los que se cuentan las hipotecas-, con un incremento del 15%, y los créditos personales o de consumo, que se han elevado más, el 32%. Morosidad La tasa de morosidad contabilizada al final del pasado ejercicio se situaba en el 0,47%, cinco puntos básicos más que la del año anterior, lo que deterioraba ligeramente la calidad del crédito, aunque el porcentaje de cobertura para posibles insolvencias era todavía elevado, del 329,48%, aunque también inferior al 392,65% de 2006. Los recursos de clientes consignados en el balance se han situado al final del pasado ejercicio en 81.589 millones de euros, es decir, han crecido el 18,2%, mientras que los de fuera de balance retrocedían casi el 13%, hasta quedar en 13.423 millones, afectados por la evolución de los mercados. Todo esto ha contribuido a que los recursos totales que gestionaba este banco a cierre de 2007 se hayan elevado a 95.012 millones de euros, con un incremento interanual del 12,6%. Márgenes El margen de intermediación se ha situado en 1.461,1 millones de euros en 2007, un 18,3% más que el año anterior, gracias a la "efectiva" gestión del balance que ha dado como fruto un crecimiento del negocio "sostenido y de calidad", combinado con un adecuado control de precios. La entidad presidida por Ana Patricia Botín ha ingresado 574,43 millones de euros, un 5,2% más que un año antes, en comisiones por venta de productos, lo que sumado a los 670,3 millones procedentes del área de servicios y seguros (un 7,7% más) y a los 137,9 millones obtenidos por operaciones financieras (un 10,6% más) han conducido a un margen ordinario de 2.271,11 millones, que creció el 14,5%. Tras restar los costes, que se han elevado el 4,8% entre gastos de personal y generales de administración, no mucho si se tiene en cuenta que la entidad ha carrado 2007 con 300 oficinas más, llegamos a un margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio de un banco- de 1.320,11 millones, con un crecimiento del 23,3%. Esta combinación entre ingresos y gastos ha permitido a la entidad mejorar su ratio de eficiencia -porcentaje de ingresos que consumen los gastos-, que se situó en el 36,2% frente al 38,8 de 2006. Por áreas de negocio, el principal motor de la entidad, la banca doméstica -comercial y corporativa-, ha visto crecer sus ingresos un 14%, que han alcanzado los 2.039,3 millones de euros, que representan un 89,8% del margen ordinario del Grupo.