Banesto cerró el conjunto de 2009 con un beneficio atribuible de 559,8 millones de euros, un 28,2 por ciento menos que en el mismo período del año anterior debido al incremento de las provisiones, dijo el jueves el banco. Además, la morosidad se situó en el 2,94%.

Durante el ejercicio 2009, Banesto realizó una provisión voluntaria de 100 millones de euros, destinada a reforzar la provisión genérica. Adicionalmente, se contabilizaron 277 millones de euros de provisiones extraordinarias.

"El conjunto de estas provisiones fortalece el balance y el capital de manera significativa", destacó la entidad presidida por Ana Patricia Botín, que consideró que los resultados son "positivos y de calidad".

Deducida la previsión de impuestos y considerando el impacto de los resultados atribuidos a minoritarios, el beneficio neto atribuible al grupo, antes de resultados y saneamientos extraordinarios, fue de 824 millones de euros, un 0,3% más que en 2008. El beneficio ordinario antes de impuestos se situó en 1.157,5 millones de euros.

La morosidad de la entidad se situó en el 2,94%, con lo que multiplica por casi dos la del año anterior (1,62%), aunque continúa por debajo de la media del sector. La tasa de cobertura se situó en en 2009 en el 63,37%, frente al 105,37% de hace un año.

El banco señaló que el aumento de la morosidad en el sistema, consecuencia del deterioro de la situación económica, es un hecho al que "lógicamente no es ajeno", pero presenta un "mejor comportamiento comparado".

Las comisiones netas ascendieron a 607,6 millones de euros, un 1,9% menores que las registradas en 2008 por la bajada sufrida a lo largo del año anterior en el volumen de fondos de inversión y pensiones gestionado, que provocó en 2009 un descenso interanual en las comisiones de esta actividad.

Sin embargo, las comisiones de servicios y seguros tuvieron una notable progresión y lograron 509,4 millones de euros, con un crecimiento del 6,1% respecto al ejercicio precedente logrado, en gran medida, por la mayor vinculación y transaccionalidad de nuestros clientes.

Los resultados de operaciones financieras ascendieron a 157 millones de euros, un 3,7% más que en 2008. La fuente básica de estos ingresos siguió siendo la distribución de productos de tesorería a clientes, operativa que soporta la recurrencia de esta línea de resultados.

DESCIENDEN LOS CRÉDITOS

Por su parte, los activos totales alcanzaron los 122.300 millones de euros, un 4,4% más, mientras que los fondos propios se situaron en 5.299 millones de euros, un 4,5% más que hace un año. La inversión crediticia se situó en 75.927 millones de euros, con una caída del 2,9%, mientras que los recursos de clientes se incrementaron levemente hasta los 67.996 millones (+0,1%).

El banco resaltó que durante 2009 se fue acentuando la tendencia de una menor demanda del crédito en el mercado y que en estas circunstancias continuó con su política de crecimiento selectivo lo que provocó un descenso de esta actividad.

Los fondos gestionados fuera de balance consolidaron la recuperación iniciada a finales del primer semestre y al acabar 2009 ascendían a 10.921 millones de euros, un 12,1% más que el año

anterior. Las cuentas corrientes, que suponen 17.727 millones de euros, tuvieron un crecimiento en el año del 18,1%.

El margen de intereses alcanzó los 1.730,7 millones, un 9,6% más, mientras que el margen bruto fue de 2.562,2 millones, un 4,8% más, y el margen neto de explotación se situó en 1.564,4 millones, con una mejora del 7,4%.

El nivel de capitalización del banco terminó el año muy por encima de los mínimos exigidos, con un exceso de capital sobre los mínimos requeridos de más de 2.200 millones. Al acabar 2009 el Ratio BIS II era del 11,30%, con un Tier I del 8,72%.