“No me imagino unas pruebas de estrés bancario, que no deje títere con cabeza, como debería ser. Las pruebas de estrés se las sacaron los americanos de la manga para dar confianza a los mercados. Otra cosa es que usted, aquél o yo nos las creamos. Pues aquí, en Europa, pasará lo mismo. El resultado de pruebas diseñadas para mostrar si los bancos europeos pueden lidiar con turbulencias económicas y otras dificultades serán publicadas el 23 de julio.
Dicen los expertos que las entidades de supervisión de la banca europea han estado realizando pruebas sobre situaciones de estrés para mejorar la confianza en el sector mientras emerge de la crisis financiera, a fin de afrontar la creciente presión para mayores requerimientos de capital, impuestos adicionales y más regulación. Pero insisto, no hay nada que temer, porque estás cosas se hacen para que los números cuadren y con la cuadratura del círculo animar a unos mercados desanimados. Los americanos han realizado pruebas muy blandas y primero vieron cuánto dinero querían dar a los bancos...no fue en realidad una prueba de estrés, fue una excusa para entregar dinero. O sea, la clave está en si las pruebas de estrés se hacen de arriba hacia abajo, o al revés para que todo cuadre como quieren las autoridades que cuadren. Sean prudentes con estas pruebas y otras programas por las Instituciones”, dice el analista jefe de un banco de negocios.

El Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CEBS, por sus siglas en inglés) publicará el próximo 23 de julio los resultados de los ‘stress test’ de 91 entidades europeas, entre las que se incluyen ocho bancos españoles y 19 Cajas de ahorro. El CEBS explica que el alcance de los ‘stress test’ se ha ampliado respecto a la previsión inicial para incluir no sólo a los principales bancos europeos transfronterizos, sino también algunas de las entidades nacionales de crédito “claves” en Europa, como las Cajas de ahorro españolas o los bancos regionales alemanes. En concreto, se conocerán los resultados de los ‘stress test’ de Banco Santander, BBVA, Banco Popular, Banco de Sabadell, Bankinter, Banco Pastor, Banca March y Banco Guipuzcoano.

Asimismo, el CEBS también ha incluido en las pruebas al SIP de Caja Madrid y Bancaja, la Caixa, la CAM, la Caixa d’Estalvis de Catalunya, Tarragona i Manresa, la nueva Caja salida de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, Mare Nostrum, la nueva Caja salida de la fusión de Caja Duero y Caja España, Banca Cívica, Ibercaja, Unicaja, Caja Sol, BBK, UNNIM, Kutxa, CAI, Caja de Ahorros de Córdoaba, Caja de Ahorros de Vitoria y Álava, Caja de Ahorros de Ontinyent y Colonya. España es el país de la Unión Europea en el que más entidades se someterán a los ‘stress test’, con un total de 27, seguido de Alemania, con 14, y Grecia, con seis.

Asimismo, también se publicarán las pruebas de cinco entidades italianas, cuatro francesas, cuatro británicas, cuatro portuguesas, cuatro holandesas y cuatro suecas. El organismo destaca que, en cada estado miembro, la muestra seleccionada ha sido creada colocando las entidades, en orden descendente según su tamaño, hasta cubrir al menos el 50% del sector bancario del país, expresado en términos de activos totales. De esta manera, las 91 entidades seleccionas representan el 65% de los sector bancario de la Unión Europea. El CEBS también remarca que las filiales y las sucursales de las entidades europeas trasnfronterizas se han incluido en las pruebas como parte del grupo bancario en su conjunto.

ESCENARIO ADVERSO

Asimismo, el organismo explica que, en conjunto, el escenario adverso utilizado para la elaboración de las pruebas asume una desviación del 3% del PIB para la Unión Europea en comparación con las previsiones de la Unión Europea para los próximos dos años. En este sentido, aclara que las preocupaciones sobre los riesgos de la deuda soberana en Europa representan un deterioro de las condiciones del mercado en comparación con la situación observada a principios del mes de mayo.

El CEBS recuerda que el objetivo de estas pruebas es evaluar la capacidad de recuperación del sector bancario de la Unión Europea y la capacidad de los bancos para absorber los posibles problemas en el crédito y los riesgos de mercado, incluidos los riesgos soberanos, así como evaluar la actual dependencia de las medidas de apoyo públicas. Los escenarios macroeconómicos incluyen las principales variables macroeconómicas (por ejemplo, la evolución del PIB, del desempleo y del los precios), diferentes para los países de la UE, el resto de los países de área Económica Europea (EEA, por sus siglas en inglés) y los Estados Unidos.
.

PRUEBA SUPERADA

Cuenta Reuters que fuentes comunitarias aseguran que la inmensa mayoría de las entidades financieras superará con facilidad la prueba y quedará claro que, incluso con las peores hipótesis, la ratio de capital de los bancos europeos rebasa con holgura los mínimos exigidos por las normas comunitarias e internacionales (acordadas en Basilea, en el marco del Banco Internacional de Pagos).

Las mismas fuentes, que siguen de cerca el proceso, subrayan que las hipótesis utilizadas para los tests incluyen, de forma directa o indirecta, el riesgo de una crisis de la zona euro que conlleve la reestructuración de la deuda en alguno de los socios. El resultado del test, según las fuentes consultadas, continuará siendo satisfactorio incluso con ese escenario, preocupante sobre todo para las entidades francesas y alemanas (que a finales de 2009 acumulaban unos 750.000 millones de euros en bonos de España, Portugal, Grecia e Irlanda).

Pero las mismas fuentes reconocen que no todas las entidades saldrán indemnes del ejercicio de transparencia impuesto al sector financiero europeo tras la decisión de España, a mediados de junio, de divulgar los tests de todas sus entidades. La publicación, por primera vez, de esos resultados a nivel europeo y nacional, obligará a inyectar capital en algunas firmas, según fuentes comunitarias. Las candidaturas más probables llegan desde Alemania y, en particular, de los llamados landesbanken (bancos públicos), atrapados entre un alto apalancamiento y un escaso pasivo. La prensa internacional aseguraba la semana pasada que Berlín ya prepara préstamos de emergencia a las entidades con más dificultades, bien a través del fondo de rescate bancario o con ayudas públicas directas.

La atención también se centra en España, sobre todo, por la exposición de algunas entidades a las consecuencias de la burbuja inmobiliaria.

Fuente: www.lacartadelabolsa.com