Banco Sabadell cerró el tercer trimestre del año con un beneficio de 106.7 millones de euros, un 22% menos que los 136.4 millones obtenidos en el mismo período del año anterior.

El quinto mayor banco cotizado por capitalización bursátil justificó la caída en sus márgenes de beneficios de los préstamos y la débil actividad crediticia a un escenario de debilidad económica. La entidad  redujo hasta los 361.2 millones de euros el margen de intereses, principal fuente de beneficios para el banco.

Unas cifras que se colocan por encima de las previsiones del mercado, que esperaba 85.6 millones de euros de beneficio.