Banco Sabadell ha cerrado el ejercicio 2010 con un beneficio neto atribuido de 380,0 millones de euros, un 27,3% menos que en 2009.
Las cuentas de Banco Sabadell han estado tocadas por una partida de 968,1 millones de euros, un 15,6% más que en el ejercicio anterior, a dotaciones para insolvencias y provisiones. Su core capital se sitúa, pues, en el 8,20%, frente al 7,66% de 2009. Este porcentaje cumple con las nuevas exigencias impuetas por el Gobierno a los bancos.

La mora se ha situado en el 5,01%, frente al 3,73% de 2009, los activos totales del banco sumaron 97.099 millones y crecieron un 17,2% interanual --ncluyendo los saldos del Banco Guipuzcoano, comprado en 2010- y cerró el ejercicio superando los 2,1 millones de clientes tras incrementar en un 56% la entrada de particulares y en un 61% la de empresas.

Su exposición al riesgo inmobiliario y constructor ascendió a cierre de 2010 a 10.170 millones de euros, lo que supone el 13,9% de la inversión crediticia bruta.