En el gráfico podemos observar desde los inicios de la cotización del valor. Martín señala que desde 2007 podemos ver una clara tendencia bajista con una figura de máximos decrecientes, "en la que cada rebote es incapaz de superar el máximo anterior."

Lo que si podemos observar es según Martín, una desaceleración en este proceso bajista. En primer lugar por la inclinación de la pendiente que es mucho menos pronunciada y en segundo lugar "por el apoyo en la dirección alcista principal. 

Por ello es posible que el valor trate de encauzar un movimiento lateral entre la zona de 2,80 y 3,80 euros.

De momento no es un valor para tomar posiciones, "hasta que consolide un movimiento en la zona de mínimos". De hecho es un buen momento para vender.