El presidente del Banco Popular, Angel Ron, afirmó hoy que como consecuencia de la crisis "habrá reestructuración por el exceso de capacidad instalada y consolidación de entidades" en el sistema financiero español. En este entorno, Ron subrayó que el Banco Popular, "gracias a su modelo de negocio y a sus fortalezas, irá ocupando los espacios que otros dejarán libres".
En su discurso ante la junta general de accionistas celebrada hoy, el presidente del Banco Popular destacó el modelo de la banca española, comercial con clientes generadora de ingresos recurrentes, frente a la internacional, "con su apuesta por modelos muy apalancados y productos de alto riesgo estaba viviendo de un modelo desarrollado con ceguera".

"Ahora todos, los de fuera y los españoles, estamos por la labor del retorno a los fundamentos del negocio. Todos entendemos que nuestro principal activo es el cliente y no el producto. Todos nos esforzamos en controlar nuestros riesgos, rebajar nuestros costes y reducir nuestro apalancamiento", dijo.

Respecto al sector financiero español, señaló que hay que ser "muy conscientes de que la crisis financiera y económica no le va a salir gratis al sector", a pesar de que las cosas se han hecho "mejor que en el resto de las economías desarrolladas".

"Nos encontramos en lo que se puede llamar 'pay-back time'. En definitiva, tiempo de devolver lo que se ha pedido prestado, digerir el crecimiento acelerado de los últimos años, lo que quiere decir que necesitamos ahorrar, producir mejor, con más productividad y mejorando la competitividad, adecuando la economía para que pueda devolver las pagas que se ha gastado por anticipado. Y quiere decir también que tenemos que reducir el endeudamiento acumulado a lo largo de estos años de extraordinario crecimiento, dijo.

Así, indicó que en el caso español, "es evidente que hay demasiadas oficinas bancarias, que no aguantan un proceso de estrechamiento de márgenes por la caída del Euribor y de menor demanda de crédito que provocará menores ingresos". 

NO AYUDAR A ENTIDADES DE MANERA INDISCRIMINADA.

De esta manera, consideró que el proceso de reestructuración "no es sencillo", y en el caso de que haya entidades que requieran de la ayuda pública, ésta debe cumplir "con principios de transparencia, para evitar que se distorsione la competencia, y de correcta asignación". "No se ha de ayudar a entidades de manera indiscriminada, en definitiva se ha de exigir la reestructuración de las entidades ayudadas", añadió.

Por otra parte, Ron insistió en que España "no estaba en el origen de la crisis", pero que su crecimiento en estos últimos años se debió en buena medida a la masiva entrada de dinero exterior y por ello, "se ve y se verá afectada".

Así, destacó que aunque las condiciones mejoren, "no parece probable que volvamos a ese marco de crecimiento de los últimos años". "Hay que reformar el modelo productivo. Hay que establecer un reequilibrio entre el ahorro y la inversión doméstica y desde luego reducir el peso la construcción en nuestra economía. Hay que acelerar el proceso de desapalancamiento, de reducción y de devolución de la deuda. Y además, hay que mejorar la competitividad para potenciar las exportaciones", añadió al respecto.

Por otra parte, Banco Popular anunció hoy el cese por jubilación del consejero delegado, Roberto Higuera, y su sustitución en el cargo por el presidente de la entidad Angel Ron, y un Comité de Dirección General, integrado por seis directores.