La política monetaria de China debería apoyar la reestructuración a largo plazo de la economía, que incluirá la reforma de la asignación de recursos en el país además de simplemente prestar atención a la baja inflación a corto plazo, dijo el gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, en un artículo publicado en una revista.  Los comentarios ponen de relieve la creencia de Zhou de que el banco central necesita equilibrar diferentes objetivos mientras intenta mantener un crecimiento sostenible en una de las mayores economías del mundo y de expansión más rápida. Zhou insistió en que la situación de China es distinta de la de otros países u otras economías emergentes más liberalizadas.