Los consejos de administración de Banca Popolare de Milano y Banca Popolare dell'Emilia Romagna, ambas con sede en el norte de Italia, acuerdan su fusión. La llevarán a cabo a través de un intercambio accionarial de una acción de la segunda por cada 1,76 acciones de Banca Popolare de Milano. La sede del nuevo grupo se situará en Módena.
Gracias a esta fusión, las entidades pasarán a tener un total de 1.900 sucursales y más de 3 millones de clientes en toda Italia. Asimismo, se prevén sinergias de 125 millones de euros en ingresos y de 165 millones en costes. El consejo de administración estará compuesto por 20 miembros, repartidos a partes iguales entre ambas entidades. En cuanto a los cargos directivos, la nueva entidad estará presidida por el hasta ahora presidente de BPM, Roberto Mazzotta, mientras que el cargo de consejero delegado recaerá en Guido Leoni, que hasta ahora ejercía como tal en BPER. La fusión tuvo lugar el mismo día en que Capitalia y Unicredit cerraron su acuerdo de integración, con el que se han convertido en el banco más potente de la zona euro, el segundo de Europa y el séptimo del mundo