Los intentos del nuevo grupo de cajas que engloba Banca Cívica por captar capital más allá de nuestras fronteras se han visto chafados por el rechazo de la Reserva Federal de Richmond para operar en EE.UU..

La Reserva Federal de Richmond aún no ha aprobado la licencia operativa del grupo y le ha obligado a mantener cerrada su sede central en Washington, que permanecía abierta desde principios del pasado verano, según publica El Economista.

Su expansión por el mercado estadounidense era indispensable para captar capital y salir a Bolsa.

Banca Cívica continúa con su intención de instaurarse al otro lado del Atlántico, aunque reconoce en declaraciones al diario que el regulador les ha obligado a retirar cualquier tipo de publicidad al no contar con la licencia.

Este obstáculo en el camino aleja su salida a Bolsa, incluso Josep Prats, responsable de gestión de patrimonios de Ahorro Corporación, comenta que “las cajas no van a salir en su mayoría a cotizar este año, sólo creo que lo pueda hacer antes Bankia”.