La Junta General Extraordinaria de Accionistas de Banca Cívica celebrada en Sevilla dio ayer luz verde a la operación de fusión con Caixabank.

Los accionistas del banco han aprobado la operación de forma presencial o bien a través de la delegación del voto. La integración de Banca Cívica en Caixabank será un hecho, casi con toda probabilidad a primeros de agostos, una vez se haya obtenido el visto bueno por parte de los órganos reguladores competentes.

La operación de fusión está sujeta a las autorizaciones del Ministerio de Economía y Competitividad, Banco de España, Comisión Nacional de Competencia, Comisión Nacional del Mercado de Valores y Comunidades Autónomas, así como por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. El canje de las acciones de Banca Cívica por títulos de CaixaBank se formalizará una vez la operación sea inscrita en el Registro Mercantil.

Durante su intervención ante los accionistas de Banca Cívica, el copresidente de la entidad Antonio Pulido ha destacado que “lo que nos aporta este acuerdo de fusión fundamentalmente es garantía de futuro, liderazgo, solvencia, complementariedad, una filosofía común y el mantenimiento de nuestro protagonismo y compromiso territorial”.

Pulido añadió que “a lo largo de las sucesivas oleadas de reformas que hemos vivido, particularmente las entidades herederas de las cajas de ahorros, la máxima de Banca Cívica ha sido la capacidad de adaptación a las distintas fases de la crisis, la anticipación y una apuesta de consolidación siempre pionera e innovadora”.

Por su parte, el también copresidente de la entidad Enrique Goñi puso especial énfasis en “el racional económico de la operación, la perspectiva de futuro para el accionista y el incremento del beneficio por acción y del dividendo en un 20%”. Asimismo, destacó la liquidez para el accionista (free float cercano a 6.000 millones de euros) y la solvencia del grupo resultante. Mencionó también el hecho de que las nuevas exigencias regulatorias (RD febrero y mayo y Basilea III) se harán frente conjuntamente, lo que evitará un efecto dilutivo muy importante para los accionistas.

El tipo de canje, determinado sobre la base del valor de los patrimonios de ambas entidades, se ha fijado en cinco acciones de CaixaBank por cada ocho acciones de Banca Cívica. Los accionistas de Banca Cívica que acudan a la oferta se convertirán en accionistas de Caixabank y participarán de las ganancias sociales en los mismos términos que el resto de titulares de acciones de esta entidad.

Los copresidentes de Banca Cívica, Antonio Pulido y Enrique Goñi, formarán parte del Consejo de Administración de Caixabank una vez formalizada la operación.

Satisfacción por el resultado del canje de Participaciones Preferentes

Tras la aprobación, en la pasada Junta General de Accionistas celebrada en mayo, de la solución diseñada por la entidad para los titulares de Participaciones Preferentes, que contemplaba su recompra al 100% del valor nominal y, simultáneamente, la suscripción irrevocable de obligaciones necesariamente convertibles y/o canjeables en acciones de Banca Cívica, el Copresidente de la entidad, Antonio Pulido, ha comunicado hoy a la Junta General de Accionistas que más del 97% de los clientes en posesión de Participaciones Preferentes han decidido acudir al canje, según los datos disponibles al cierre de la jornada de ayer, último día del plazo para acudir al canje.

Caixabank consolida su liderazgo

Caixabank se convertirá, tras esta operación, en la primera entidad financiera del mercado español. Por activos, alcanzará los 342.000 millones de euros, el 10,5% del mercado; en créditos sumará 231.000 millones de euros -13,4% de cuota- y contará con 179.000 millones en depósitos, el 14% del mercado español. Su capitalización bursátil superará los 16.000 millones de euros y sus 14 millones de clientes le otorgan el 15% del mercado en productos minoristas clave.
Con esta operación, Caixabank consolida su liderazgo e incrementa el número de zonas con posición dominante: será la primera entidad en Cataluña, Baleares, Navarra, Andalucía y Canarias; y la segunda en Madrid, Castilla León, Castilla La Mancha, Comunidad Valenciana y País Vasco. Más de 6.000 oficinas distribuidas por todas las autonomías españolas suponen el 16,2% de la cuota de mercado.

Las sinergias de costes - 540 millones de euros anuales en 2014 - se traducirán en una mejora de la rentabilidad, impulsarán una mejora de su posición competitiva y situarán la eficiencia en el 49%. La morosidad quedará en el 5,5%, muy por debajo de la media del sector, con una cobertura del 82%. Tanto su nivel de liquidez, 24.000 millones de euros, como su amplia base de capital (10,4% de core capital), le permiten afrontar desde una posición de liderazgo los compromisos del futuro.
La fusión de Caixabank y Banca Cívica implicará, asimismo, un refuerzo de la política de dividendos de la entidad resultante, con un incremento del valor para sus accionistas actuales y futuros.