Las solicitudes de subsidio por desempleo bajaron en 21.000 la semana pasada y se ubicaron en 336.000, informó hoy el Departamento de Trabajo. El promedio de solicitudes en cuatro semanas bajó en 750 y quedó en 343.750, de acuerdo con el informe del gobierno.
La cifra de personas que cobraba el subsidio, pagado por los gobiernos de los estados, aumentó en 46.000 en la semana que terminó el 22 de diciembre y llegó a 2,76 millones, el nivel más alto desde octubre de 2005. El promedio en cuatro semanas de las personas que seguían cobrando el subsidio subió en 42.000 a 2,69 millones, el más alto desde noviembre de 2005. Las solicitudes nuevas indican pérdida de puestos de trabajo, en tanto que la cifra de personas que continúa en el seguro por desempleo señala cuán fácil o difícil es que las personas encuentren empleo nuevamente. Los analistas consideran que una cifra de 300.000 a 325.000 solicitudes nuevas por semana es compatible con un crecimiento saludable del empleo. Pero si las cifras se mantienen por encima de 350.000 solicitudes semanales se considera que hay un debilitamiento del mercado laboral.