Los precios del petróleo han subido durante varias semanas ante la preocupación por la situación en algunos países productores de crudo, como Nigeria e Irak, y el aumento de la demanda de naciones como China y la India.Al mismo tiempo, los temores por los ataques turcos a los rebeldes kurdos en el norte de Irak han añadido más preocupación en el mercado de futuros de Londres. Los analistas están pendientes de un posible anuncio sobre las reservas de petróleo de Estados Unidos. El pasado noviembre, el Brent alcanzó un máximo de 96,65 dólares el barril.A estas subidas del precio contribuye la inquietud provocada en las Bolsas mundiales por la
inestabilidad geopolítica mundial, que no deja de generar malestar entre los inversores. Esta situación de inquietud ha aumentado tras el reciente asesinato de la principal líder opositora de Pakistán Benazir Bhutto y la situación de confusión que se vive en ese país.Otra de las causas la constituye el reciente
brote de violencia registrado en Nigeria, país petrolero.