La Corporación Industrial del Automóvil de Pekín (BAIC) no descarta hacerse de Volvo, propiedad de Ford, después de quedarse fuera de la puja por Opel, de General Motors (GM).