BAA, grupo británico de aeropuertos controlado por Ferrovial, registró una pérdida neta de 684 millones de libras (unos 778,7 millones de euros) en 2009, frente a los 'números rojos' de 201 millones de libras (229 millones de euros) de un año antes, informó hoy la compañía.
El resultado incluye una pérdida de 277,3 millones de libras (315,72 millones de euros) relacionada con la venta del aeropuerto de Londres-Gatwick.

También se ve afectado por provisiones para el plan de pensiones y por pérdidas relacionadas con instrumentos financieros por un total de 335,2 millones de libras (unos 381,64 millones de euros).

No obstante los datos operativos registraron una progresión, del 17,1% en el caso del beneficio bruto de explotación (Ebitda), que se situó en 885,2 millones de libras (1.007 millones de euros).

La cifra de negocio, de su lado, creció un 8,3% durante el pasado ejercicio en comparación con el precedente, hasta sumar 1.977 millones de libras (2.250 millones de euros).

La compañía, que controla seis aeródromos británicos, incluido el de Londres-Heathrow, logró además reducir su deuda neta en un 9%, hasta los 8.579 millones de libras (9.761 millones de euros).

El consejero delegado de BAA, Colin Matthews, destacó en un comunicado los "sustanciales progresos" que el grupo realizó en 2009 a pesar de "las dificultades del entorno". "Vendimos el aeropuerto de Gatwick, regresamos a los mercados de deuda y nuestro futuro regulatorio es más claro", indicó en relación a las emisiones de bonos y a que se despejaron incertidumbres normativas en Reino Unido.

El máximo ejecutivo del grupo subrayó además la "mejora de la evolución operativa" y la inversión de más de 1.000 millones de libras (1.138 millones de euros) realizada para modernizar los aeropuertos. No obstante, Matthews auguró "más desafíos económicos" para el conjunto de la industria en 2010.

BAA contabilizó un total de 85,9 millones de viajeros en sus instalaciones durante 2009, lo que supone un descenso del 3,8% respecto a 2008.

No obstante, el aeródromo de Heathrow destacó como uno de los que más resistieron al descenso de la demanda global de viajeros por la crisis. Contabilizó 65,9 millones de viajeros, un 1,5% menos y, según la empresa, registró una caída de usuarios "muy inferior" a la reducción media de los cuatro siguientes aeropuertos más grandes de Europa (-5,6%). Además, en el cuarto trimestre incrementó un 1,1% el número de pasajeros.