La gestora de aeropuertos BAA, propiedad del grupo español Ferrovial, ha admitido que estudia un recorte de empleos para mejorar su rendimiento. Un recorte que, según la prensa británica, podría afectar hasta a 2.000 personas o un 13 por ciento de su plantilla. La decisión sobre el número de despidos aún no se ha tomado, pero en cualquier caso el recorte no afectará al personal de seguridad en los aeropuertos ni al de atención al cliente. Las acciones de Ferrovial suman un 1,26 por ciento a las 11:16 horas y se colocan a 64,40 euros.