El presidente de British Airports Authority (BAA), Nigel Rudd, espera que la Comisión de la Competencia (CC) del Reino Unido ordene esta semana la partición del gestor aeroportuario británico, filial de Ferrovia. Para Rudd la noticia sería un 'desastre financiero', aunque reconoció ya cuentan con ofertas por los aeropuertos que tendrían que vender. BAA opera Heathrow, Gatwick y Stansted en los alrededores de Londres, Southampton en el sur de Inglaterra y Edimburgo, Aberdeen y Glasgow en Escocia.