En la semana en la que los inversores perdieron todo lo que habían ganado en el pasado enero de gloria, las dos compañías que más cayeron en la bolsa española fueron dos compañías “tocadas” por las operaciones corporativas: Axiare y ACS.

La Socimi se dejó un 10% en bolsa en los últimos cinco días tras confirmarse que la OPA de Colonial no había sido aceptada por el 90% de los accionistas de la compañía. La empresa ofrecía 18,36 euros por acción y “sólo” la aceptaron poco más de un 81% de los titulares de acciones, frente al 90% que pedía Colonial para excluirla de bolsa.

De haber llegado a ese porcentaje esperado, la compañía compradora hubiera podido forzar la venta para excluirla de bolsa. Pero ahora tiene otras opciones. En concreto, se puede ejercer una fusión con sus nuevos dueños, o se puede mantener como cotizada en bolsa. También puede ejercerse una oferta de exclusión.

En este entorno, muchos expertos ya señalan a Axiare como uno de los próximos chicharros –en su más amplio sentido de la expresión- de la bolsa española. Tanto es así, que en lo que va de año, sus acciones caen algo más de un 15%.

Tampoco le ha ido bien a ACS después de que la pasada semana las autoridades de la competencia europea aprobaran la OPA de su filial alemana Hochtief por Abertis. El duelo por la concesionaria catalana está servido, ya que según anuncia la prensa, su competidora italiana Atlantia podría haber conseguido la  financiación para elevar la oferta con la que intentaría competir.

Una semana

Todo debería pasar muy rápido a partir de ahora porque los plazos comenzarán a correr deprisa una vez se produzca la operación por parte de la CNMV. A partir de ese momento en 30 días los accionistas de la empresa deberán decantarse por una de las dos ofertas y las dos ofertantes pueden mejorar sus respectivas OPA en sobre cerrado. Eso sí, en el caso de que una vez abiertas las plicas la diferencia entre las dos fuera de menos de un 2%, Atlantia podría mejorarla en un 1%.

ACS, además, anunció la semana pasada que junto a sus socios GIP vendía a Brookfield su compañía de renovables Saeta Yield por 12,2 euros la acción, es decir, por casi 1.000 millones de euros. En el caso de salir adelante la oferta de Abertis no le vendría mal a la empresa de Florentino Pérez un empujón en la tesorería.

En la pasada semana cedió un 8,5%, lo que deja la ganancia en doce meses en algo menos de un 13%.

Un año

 

Los expertos son más positivos sobre ACS en bolsa que en Axiare Patrimonio. La empresa constructora tiene una recomendación media de comprar, frente al mantener de su rival. Eso sí, quizá su historia en el mercado esté a punto de concluir si, finalmente, Colonial opta por sacarla de cotización.

En cuanto a los Indicadores Premium, este conjunto de filtros sitúa a Axiare en fase alcista, con 7,5 puntos de los 10 posibles.

 

Axiare Ei

 

Todo lo contrario que a ACS, a la que dan cuatro puntos, lo que la coloca en una clara fase de rebote. Eso sí, su tendencia en bolsa tanto a medio como a largo plazo es bajista.

 

ACS