Los resultados de Avon han defraudado a los inversores que castigan sus títulos más de un 7%.
El beneficio de la compañía de cosméticos a domicilio se ha situado en los 229,5 millones de dólares, lo que significa 53 centavos por acción en este último trimestre. Un descenso del 15% respecto el año anterior.