La aerolínea de bandera austríaca Austrian Airlines (AUA) acumuló el pasado año una pérdida neta de 429,5 millones de euros debido al alto precio del combustible, la crisis financiera y la reducción del número de pasajeros, informó hoy la empresa en Viena. La compañía, sumida en una grave situación financiera y en proceso de venta del 41,56% de su accionariado a la alemana Lufthansa, registró en 2008 un EBIT negativo de 312,1 millones de euros, frente a los 42,1 que obtuvo el año anterior.