El Consejo del Banco de la Reserva de Australia decidió hoy elevar los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta el 4,25%, lo que supone la quinta subida de la tasa en los últimos seis meses, al constatar que el riesgo de una grave contracción de la economía "ha sido superado hace tiempo".
La institución emisora australiana justificó su decisión por la mejoría registrada en la economía del país, así como por el hecho de que el paro haya tocado techo a un nivel inferior del esperado y ante la previsión de que el crecimiento de la actividad en los próximos meses probablemente superará los datos del año pasado, incluso a pesar de que disminuyan los efectos de las medidas expansivas adoptadas.