La economía de Australia creció un 1% en el tercer trimestre respecto al mismo período del pasado año impulsada por las inversiones mineras y la construcción.

El Tesorero de Australia, Wayne Swan, dijo que se trata de "resultados excepcionales" dada la creciente situación de inestabilidad mundial y la crisis de la deuda en Europa.

El sector de la construcción contribuyó al crecimiento con el 0,5% debido al aumento de la demanda, mientras el sector minero sumó un 0,3% de ganancias apoyado en la recuperación de las extracciones