La mayor economía del mundo destruyó 345.000 empleos en el mes de mayo,, un dato positivo puesto que está por debajo de los 520.000 que preveían los expertos. La tasa de desempleo aumenta así hasta el  9,4%, la más alta de los últimos 26 años.