Enagás celebra este viernes junta general de accionistas y lo hace después de anunciar una mejora en su beneficio trimestral del 19,4% hasta los 82 millones de euros. Antonio Llardén, presidente de Enagás, señala que después de un año 2009 muy duro, a pesar de todo y con el esfuerzo de todos ha salido bien, ya que en el primer trimestre han funcionado las cosas y por ello son "prudentemente optimistas".
Desde Enagás señalan que no creen en ninguna tecnología milagro que resuelva todos los problemas, y Llardén insiste en que lo que hay que hacer es ir a un mix equilibrado. "Se necesita energía nuclear, también quemar algo de carbón y fundamentalmente el gas que está asegurando que el sistema energético funcione las 24 horas del día".

El equilibrio del mix obliga a que por razones de tipo técnico, primero tenga que entrar la energía nuclear ya que no puede estar arrancando y parando en cada momento, luego las renovables, porque al ser volátiles tenemos que disponer de ellas dependiendo de cuando sopla el viento, luce el solo o de cuando disponemos o no del agua y luego actuando como efecto de reserva esta el gas, toda la cadena del gas, las plantas de GNL, la red de alta presión, las funciones que hace Enagás en general.

Después señala que están los operadores gasistas que compran gas y a lo largo del día arrancan y paran todas las centrales para suplir todas las necesidades de energía. Por lo tanto Enagás sería la que entra y sale y el gas realiza una función muy importante.

Por otro lado, señala que “la energía no debería ser un arma arrojadiza en el debate político y se debería tener un consenso” y es que como gestor técnico del sistema, Antonio Llardén, desea es que se llegue a un amplio acuerdo.

“Para alcanzar ese consenso lo que deberíamos tener claro es cual es ese mix al que queremos llegar”, así lo expresa el presidente de la compañía.

Respecto a la inversión próxima que contempla Enegás, fundamentalmente lo que se está realizando es no paralizar aquellas inversiones que tienen que ver con la seguridad de suministro al país y con las interconexiones internacionales y con los almacenamientos. En cambio si que han visto razonable retrasar y esperar un tiempo aquellas otras inversiones a las que estaban ligadas a la demanda. La demanda bajó un 10% el año pasado pero se ha recuperado este primer trimestre y esperan a ver como evoluciona.

Antonio Llardén, comenta que el primer trimestre es un trimestre influenciado por el frío y que hay que ser realista, pero si restamos “el efecto frío” quedaría un 3% de incremento real debido a mejoría económica de aquellos sectores que consumen gas. Lo que ahora hay que ver es si este brote verde continúa, afirma.

Respecto a la junta general de accionistas, coincide en que le corresponde renovar como consejero después de 4 años y el presidente señala que todo apunta a que la votación va a ser positiva y si es así agradecerá la confianza del nuevo mandato.

Los dividendos a los accionistas los subirán en una proporción del 15,1% porque los resultados del año pasado fueron verdaderamente buenos, y han sido eficientes en este terreno. Enagás es una de las empresas que tiene más presencia de accionista minoritario y de accionista extranjero, y están realizando las inversiones en España con el dinero que les viene del extranjero sobre esto el presidente de la compañía señala que esto es bueno para todos y para el país.

Para Llardén, normalmente las bolsas no representan el día a día de las compañías, y dice que están aguantando muy bien dentro de las empresas energéticas y que esperan mejorar. “Eso también nos hace humilde a todos” continúa el presidente, refiriéndose a la evolución de la bolsa.

Finalmente termina indicando que dar buenos resultados a los que les financian es importante y que principalmente hacer que la gente no se entere de que el sistema gasista existe porque eso significará que no habrá apagones y por lo tanto sería una buena señal.