A EE.UU. le crecen los enanos. Si la sombra de la quiebra que acecha sobre California es alargada, ahora se suman las posibles bancarrotas a nivel municipal.

Las quiebras a nivel municipal aumentan en EE.UU. Así pues, Jamie Dimon, charirman de JP Morgan, dijo que esperaba más quiebras municipales, secundando a otros críticos del mercado muni-bonos, como el analista Meg Whitman.

"Ha habido seis o siete quiebras municipales ya", dijo Dimon 10 de enero en la conferencia anual de la salud de JPMorgan y "creo que por desgracia se verán más”. Por ejemplo, ciudades como Detroit y Harrisburg, han elevado recientemente sus perspectivas de quiebra. Son problemas que reflejan la difícil situación de los gobiernos estatales y se trata de alrededor de 140 millones de dólares en déficit para el próximo año fiscal, según un informe del Centro de Prioridades Presupuestarias y Políticas.

Con los ayuntamientos llegando a su nivel más alto de deuda, los tenedores de bonos municipales ya no están tan seguros.

El mercado de bonos municipales recibió otro golpe el jueves, cuando las autoridades de desarrollo económico de New Jersey no lograron generar interés de los inversores lo suficiente como para refinanciar su deuda de tasa variable. La agencia del gobierno se vio obligada a reducir su prevista colocación de 1,8 mil millones de dólares a 1,1 mil millones y pagar una tasa más alta de lo esperado.

La empresa de fondos de inversión Vanguard Group la semana pasada se alejó de tres nuevos fondos de bonos municipales debido a la sombría perspectiva del sector. "Creemos que este retraso es prudente dado el alto nivel de volatilidad en el mercado de bonos municipales", dijo Rebecca Katz, un portavoz de Vanguardia, The Wall Street Journal.