El grupo minero chileno Antofagasta obtuvo en 2008 un beneficio neto atribuido de 1.706,5 millones de dólares (1.342 millones de euros), el 23,5 por ciento más que en 2007, gracias a la venta del 30 por ciento de sus yacimientos de "Esperanza" y "El Tesoro". Según las cuentas remitidas hoy por la compañía a la Bolsa de Londres, el beneficio neto sin contar los ingresos extraordinarios fue de 842,9 millones de dólares (662 millones de euros), el 39 por ciento menos que en 2007, por la caída del precio de los metales en el segundo semestre del año. Precisamente, este hecho provocó que los ingresos del grupo en el conjunto del año cayeran el 11,9 por ciento, hasta 3.372,6 millones de dólares (2.652 millones de euros). Asimismo, el beneficio operativo se situó en 1.526 millones de dólares (1.200 millones de euros), un 42,5 por ciento por debajo que el año anterior.