Amazon.com  reconoció su derrota en una batalla con la editorial Macmillan sobre el precio de los libros electrónicos, según un comunicado a clientes publicado el domingo por la tarde. Amazon, fabricante del Kindle, dejó de vender el viernes libros reales y digitales de la importante editorial estadounidense. La medida se produjo después de un esfuerzo de Macmillan por cambiar la manera en que Amazon cobra por los libros electrónicos; Macmillan quería un mayor control sobre los precios de los libros, y términos similares a los que selló con la nueva tienda iBooks de Apple.