El comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, advirtió hoy de que, pese a que la recuperación económica "ya está empezando", 2010, 2011 y años posteriores "van a ser complicados", puesto que todavía habrá que "sortear obstáculos" y hacer "muchas cosas" para que una crisis como la actual no vuelva a repetirse.
Almunia, en declaraciones a Antena 3 recogidas por Europa Press, consideró así que "no es incompatible" aventurar que la recuperación económica es "inminente", tal y como señaló hace unos días el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con prever años difíciles por delante.

"Estamos en una crisis muy, muy profunda y hay que decir las cosas tal como son. Estamos saliendo de una recesión, que está dejando como secuelas paro y endeudamiento, y hay una agenda de reformas que es imprescindible poner en marcha", apuntó Almunia.

Entre estas reformas, Almunia citó la del mercado de trabajo, pero precisó que él no identifica "en absoluto" reforma laboral con despido libre.

"Poner en evidencia que reforma laboral es igual a despido libre es una forma de evitar una reforma laboral que es necesaria (...) Cualquiera que quiera de verdad mejorar el funcionamiento del mercado laboral en España no debe poner por delante el despido libre, primero porque no es necesario y segundo porque es la forma de evitar que se pueda producir un diálogo sobre la reforma laboral", opinó Almunia.

En todo caso, el próximo comisario europeo de la Competencia dejó claro que, "para salir bien de la crisis", no sólo debe reformarse el mercado laboral. También, dijo, hay que mejorar la educación, reforzar los sectores de futuro, utilizar mejor las nuevas tecnologías y apostar de verdad por las energías sostenibles, entre otras materias.

LA DEUDA ESPAÑOLA ES SOLVENTE

Preguntado por el informe que emitió la semana pasada Standard & Poor´s sobre la deuda española, Almunia declaró que ésta es "solvente" y que seguirá siéndolo.

No obstante, reconoció que la economía española ha aumentado con esta crisis su nivel de endeudamiento "de forma rápida", más de 20 puntos en tres años, y que eso de cara al futuro supone que en los próximo años se va a tener que absorber esa deuda.

Para ello, dijo, harán falta políticas de consolidación fiscal y que las reformas a adoptar sean "compatibles" con una gestión de las cuentas públicas "que no lleven a más endeudamiento sino a menos".

En cuanto a los retos de España ante su próxima Presidencia de la UE, Almunia citó la puesta en marcha del Tratado de Lisboa y la lucha contra el cambio climático, así como el impulso a que Europa dé una respuesta "coordinada y coherente" a la crisis. En cualquier caso, el comisario europeo se mostró convencido de que España lo hará "muy bien" durante su turno de Presidencia de la UE.