Almirall obtuvo un beneficio neto de 30,6 millones de euros durante el primer trimestre del año, lo que representa una caída del 40% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Los resultados de Almirall están en línea con las previsiones del mercado.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) cayó hasta los 53,3 millones de euros, un 31,8% menos, a la vez que el resultado neto de explotación (Ebit) disminuyó en un 39,7%, hasta los 37,9 millones de euros.

Respecto a las ventas, la sociedad ha manifestado que se redujeron un 12,3%, hasta los 212,7 millones de euros por los distintos niveles de precios en la comparativa interanual. No obstante, ha insistido en que se espera una mejora progresiva de dicha comparativa hasta alcanzar las previsiones de ventas anuales.

Asimismo, la compañía ha anunciado que Eduardo Sanchiz será designado nuevo consejero delegado de la entidad a partir del 1 de julio de 2011.