El secretario alemán de Asuntos Exteriores, Werner Hoyer, alegó hoy "cuestiones jurídicas" domésticas para justificar el rechazo de Berlín a apoyar un plan europeo de rescate a Grecia en la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará esta semana en Bruselas.
Hoyer admitió que Alemania tiene "un papel muy importante que jugar" en la solución al problema de la deuda griega pero advirtió de que también tiene una "gran responsabilidad" con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y con los alemanes.

"Tiene una gran responsabilidad con Grecia y con el Pacto de Estabilidad (pero también) con el propio país porque hay una cuestión jurídica que resolver", dijo el responsable alemán a su llegada al Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE que preparan hoy la cumbre de líderes en la que el tema griego protagonizará los debates.

Poco antes, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, aseguró que la presidencia de turno trabajará para encontrar una solución al problema de la deuda griega en el Consejo Europeo.

"Creemos que es un momento importante para el futuro de la Unión Europea, para el futuro del euro y, desde luego, el presidente del Gobierno va a hacer todos los esfuerzos para dar esa confianza, esa solidaridad que (Grecia) merece debido a las medidas que el propio gobierno de Papandreu ha tomado ya", subrayó Moratinos.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha pedido aprobar "lo antes posible" un plan de "préstamos bilaterales coordinados" para rescatar a Grecia si se agrava su crisis de endeudamiento. Sin embargo, la canciller alemana, Angela Merkel, es contraria a aprobar un mecanismo de rescate a Atenas alegando que las autoridades griegas no han pedido esta ayuda a la UE.