Air Liquide invertirá 10 millones de euros en la creación de una unidad de recuperación de dióxido de carbono en Australia, informó hoy la compañía especializada en la producción y distribución de gases líquidos. Esta unidad recuperará hasta 69.000 toneladas de dióxido de carbono del centro de producción de gas natural de BassGas y estará operativa en 2010. El dióxido de carbono recuperado se purificará, pasará por un proceso de licuefacción y será reutilizado para otras aplicaciones industriales. La unidad de recuperación estará localizada en Gippsland, en la región de Victoria, cerca de la ciudad de Lang Lang, a unos 100 kilómetros al Sureste de Melbourne.