La compañía francesa de gases industriales Air Liquide concluyó 2009 con un beneficio neto de 1.230 millones de euros, lo que supone un 0,8% más que en el año anterior, aunque su cifra de negocio retrocedió un 8,6%, hasta 11.976 millones de euros, informó la empresa. Asimismo, el consejo de administración decidió proponer a la próxima junta de accionistas el reparto de un dividendo de 2,25 euros por acción, el mismo que en el ejercicio anterior, que será abonado el próxino 17 de mayo.  El presidente y consejero delegado de Air Liquide, Benoît Potier, destacó la resitencia del negocio de la empresa en el contexto de una crisis económica "sin precedentes".