El grupo aéreo Air France-KLM cederá su negocio de transporte de mercancías a su filial holandesa Martinair, de la que controla el 100% desde finales de 2008, como parte de una reestructración de la compañía para afrontar la crisis mediante la reducción de los costes de explotación.