El gigante a segurador estadounidense AIG registró unas pérdidas de 61.660 millones de dólares en el cuarto trimestre, más de lo esperado por el consenso de mercado