La aseguradora AIG ofreció la semana pasada a los ejecutivos que cobraron las millonarias bonificaciones de retención que han desatado la ira del Gobierno y de la opinión pública garantías de anonimato a aquellos que accedan a devolver al menos la mitad de lo percibido. Un memorandum interno de la aseguradora, publicado por el diario 'The Wall Street Journal', hace hincapié en las garantías ofrecidas por la Fiscalía de Nueva York de que no se publicarán los nombres de las personas beneficiadas con estas primas.