La Agencia Internacional de la Energía ha recortado su previsión de demanda de crudo para el presente ejercicio y 2009 por la debilidad del mercado estadounidense. Esta revisión a la baja se produce el día después de que la OPEP decidiera recortar por sorpresa la producción de crudo 520.000 barriles diarios.