La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha manifestado que es "más justo" reducir los impuestos para ayudar a los sectores afectados por la crisis, que ofrecer ayudas directas al consumo que habría que extender a todos los bienes y servicios que atraviesan dificultades económicas. Aguirre ha hecho hoy estas declaraciones a los medios de comunicación en el Ministerio de Educación, tras asistir a la colocación de un retrato de la ex ministra Pilar del Castillo. La presidenta ha insistido en que la devolución del 20% del impuesto de matriculación que desde el pasado 29 de abril financia la Comunidad de Madrid para potenciar las ventas de automóviles nuevos, es mejor que la ayuda directa de 2.000 euros ofrecida por el Estado, de los que 500 euros los abonarían las autonomías. Las ayudas directas, según la presidenta, "tienen el problema" de que además de al sector del automóvil "tendríamos que ayudar a todos los que están en crisis" entre los que ha citado, por ejemplo, la vivienda, la fabricación de muebles, el textil o el comercio.