Aena se ha quedado sin potencial después de multiplicar por cuatro veces su valor desde la OPV. Solo en lo que va de año, sus acciones suben un 40% y a estos niveles a las firmas de inversión la gestora de aeropuertos españoles ya no les resulta atractiva.

La última firma de inversión en reducir su recomendación esta semana ha sido Deutsche Bank, que ha empeorado su consejo sobre Aena desde mantener hasta vender con un precio objetivo de 165 euros por acción.

No son los primeros en tomar esta decisión, solo esta semana han hecho lo mismo Goldman Sachs y HSBC. La primera de ellas optó por recomendar la venta y la segunda fue más tímida y apuntó a mantener sus acciones con un precio objetivo de 175 euros por acción. Todos estos cambios se han producido por motivos de valoración, tras el fuerte rebote, la compañía cotiza a un PER de 22 veces.

En estos momentos, un 35% de los analistas que siguen el valor, según Facset, recomiendan comprar, el 35% mantener y el 30% restante apunta a las ventas. Eso sí, esta distribución se ha deteriorado significativamente en solo un mes. En mayo, el porcentaje de ventas era de un 14%.  Precisamente, en lo que va de mes, las acciones de la empresa se dejan algo más de un 1%.

REcos de Aena

Aena salió a cotizar en febrero de 2015 a un precio de 58 euros por acción, valorada en 8.700 millones. Hoy es un titán de más de 26.600 millones de euros.

Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión, por otro lado, muestran todavía un aspecto sobresaliente, al darle nueve puntos de los diez posibles. Esto quiere decir que el valor continúa en fase alcista.

De todos los ratios que miden estos indicadores, el único que está en negativo es el volumen, que a largo plazo tenderá a ser decreciente.

Aena indicadores premium