El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, aseguró hoy que la banca "arrimará el hombro" para salir de la crisis e insistió en que no se ha cerrado el grifo del crédito "porque seríamos las primeras víctimas si lo hiciéramos". "Estamos dispuestos a desplegar con inteligencia y tesón nuestras capacidades y no escatimaremos los esfuerzos que nos corresponden", subrayó Martín durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso para dar explicaciones sobre la restricción crediticia. En cualquier caso, sí destacó que en España las familias y las empresas padecen la "enfermedad" del sobreendeudamiento, que sólo puede "curarse" reduciendo su nivel de deuda, y recordó que la concesión de crédito está sujeta a tres condicionantes: calidad, liquidez y solvencia.