ACS y Acciona compiten en consorcio por el contrato de construcción y posterior explotación de una autopista que unirá Canadá y Estados Unidos a la altura del Estado de Michigan, un proyecto valorado en unos 1.600 millones dólares (unos 1.200 millones de euros). Se trata del Windsor-Essex Parkway, una autopista de 11 kilómetros de longitud y seis carriles que conectará la autopista 401 de Ontario con la frontera de Estados Unidos a través del Estado de Michigan, informaron a Europa Press en fuentes del sector.