ACS amortizó durante el pasado año y de forma anticipada 360 millones de euros de los préstamos que contrató para financiar su entrada en Iberdrola, compañía de la que es primer accionista con un 12,6% de su capital. De esta forma, a cierre de 2009, el saldo de los préstamos y créditos con que la compañía de construcción y servicios financia su inversión en la eléctrica se situó en 4.470 millones de euros.
El grupo que preside Florentino Pérez realizó esta amortización en el crédito sindicado que firmó en diciembre de 2006 para financiar su compra directa de acciones Iberdrola (alrededor del 7,6% del capital), que se redujo así en un 14,3%, hasta los 2.163 millones de euros.

De su lado, el préstamo asociado a la participación de alrededor del 5% de Iberdrola que ACS tomó de forma indirecta, mediante derivados ('equity swaps'), se situó en 2.306 millones al cierre de 2009, según datos del informe anual de ACS recogidos por Europa Press.

En cuanto a esta parte de la financiación, la compañía tuvo que aportar 712 millones de euros como garantías adicionales para cumplir con los ratios de cobertura que incluyen estos contratos, vinculados al valor de mercado de los títulos. ACS recupera las cantidades aportadas cuando mejoran las cotizaciones.

PETICIÓN ANTE LA JUNTA

El grupo que preside Florentino Pérez propondrá a la junta de accionistas de Iberdrola, convocada para este viernes 26 de marzo, que se pronuncie y vote sobre su entrada en el consejo de administración de la eléctrica, organismo en el que no está presente pese a su participación accionarial.

ACS debe entrar en el consejo de Iberdrola o alcanzar esa cuota de capital para consolidar a la eléctrica en sus cuentas, dado que, en la actualidad, sólo se anota los dividendos.

El orden del día de la junta de Iberdrola incluye el nombramiento de dos consejeros externos independientes, ajenos a ACS, y la renovación de otros siete vocales, incluido el presidente, Ignacio Sánchez Galán.

Posteriormente, la eléctrica incluyó en este orden de puntos a tratar un párrafo aludiendo a "eventuales designaciones de consejeros" conforme al sistema de representación proporcional recogido por la Ley de Sociedades Anónimas.

No obstante, Iberdrola aprobó en la junta de 2009 limitar a quince el número de miembros del consejo (puestos con que actualmente cuenta) y modificar sus estatutos para que "no pueda ser nombrados consejeros sociedades del sector energético o de otros sectores, competidoras de la sociedad, así como sus administradores o altos directivos, y las personas que, en su caso, fueran propuestas por las mismas en su condición de accionistas".

Se da la circunstancia de que la junta de Iberdrola tendrá lugar apenas dos días después de que el próximo miércoles 24 el Congreso debata la reforma de la Ley de Auditorías y Sociedades Anónimas, que incluye la enmienda socialista para prohibir las limitaciones de los derechos de voto en las empresas. La eléctrica tiene limitados al 10% los derechos de voto de sus accionistas, independientemente de la participación que ostentan.